Blog
  • Página principal

Chicas, ¡subir a los tacones y a bailar!

28.09.2017

No le damos importancia a nuestros pies hasta que nos empiezan a doler. Son la primera parte con la que tomamos contacto con la realidad cada día. En ellos se ven representados de forma esquemática todas las partes del cuerpo y sus órganos. Es esencial cuidarlos, y más todavía si realizas una actividad que depende directamente de ellos como es el baile.

¿Por qué usar tacones para bailar?

  • Te sentirás más alta y estilizada. Con ello, crecerá tu autoestima.
  • Fortalecerás todavía más tus piernas, tobillos y glúteos.
  • Tu movimiento se verá más elegante
  • Mejorarás tu postura corporal, sobretodo parte del abdomen y lumbares.
  • Mejorarás tu equilibrio
  • Se queman más calorías (está demostrado)

Pero…no todo son ventajas. Sabemos que es doloroso llevarlos, sobre todo cuando te inicias en el baile o bien cuando llevas muchas horas con ellos puestos.

Te dejamos algunos consejos para escoger un zapato adecuado para ti y como debes cuidarlo.

  • Altura. Ni mucho menos cuanto más alto sea el zapato mejor bailarás ni más estilizada se te verá. Debes usar una altura que te permita seguir articulando el pie y poder pisar con toda la parte delantera de tu planta siendo capaz de recoger todo tu peso en ella. De nada sirve ir muy alta si acabas caminando con las piernas flexionadas para mantener el equilibrio.
  • Movilidad de los dedos. Deben tener máxima movilidad. Evita aquellos zapatos que te aprieten los dedos y te imposibiliten moverlos.
  • No por muy bonitos son mejores. La industria del calzado ha llegado a crear verdaderas preciosidades: partes trenzadas, hebillas, incrustaciones metálicas, decorados con piedras brillantes, purpurinas, lentejuelas, broches, adornos florales con relieve…hay de todo y más. Todo lo que puedas imaginar. Pero, ¡no te dejes llevar por la primera impresión! Piensa que debes bailar con ellos durante horas y ante todo deben ser CÓMODOS. A la hora de comprarlos céntrate en si son aptos para ti y si te van a permitir bailar bien. Por mucho que brillen, si te los tienes que quitar a los diez minutos…de poco te van a servir.
  • Calidad/precio. Un buen zapato de baile es caro. Normalmente suelen rondar por los 80€-120€. Aunque si quieres uno bueno y con diseño un poco especial puede ser más caro. Actualmente también podrás encontrar algún “outlet” por internet con muy buenos precios o bien segundas marcas que son bastante más baratas. Es importante que te asegures que están hechos con materiales nobles y no sintéticos, ya que éstos últimos hacen sudar más el pie e incluso pueden dañarte. Como todo en la vida, el precio está en alguna parte…seguramente el caro tenga mejor calidad, aunque eso no quiere decir que si te compras uno barato te vaya a salir malo. Siempre hay quien dice que un zapato barato le duró toda la vida.
  • Reserva tus zapatos solamente para bailar. La mayoría de ellos están hechos única y exclusivamente para bailar en salas de baile, no para ir por la calle, así que conviene reservarlos sólo para bailar. Se aconseja llevarlos en una bolsa y cambiarte al llegar a tu escuela/sala de baile. Al caminar con ellos por la calle puedes malgastar e incluso romper su suela. Piensa que la suela está hecha de lo que comúnmente se llama “piel vuelta”, material muy flexible que desliza fácilmente pero también mantiene un buen agarre. Si se moja en exceso, si se agrieta o perfora ya no te servirán.
  • Realiza ejercicios para fortalecer los pies. Si no estás acostumbrada a la altura del zapato, seguro que los primeros días acabas con dolor, e incluso con sensación de agujetas en la planta del pie. Se debe a que la musculatura de tu pie/tobillos/piernas no está acostumbrada a ellos y por eso está floja. Aconsejamos que hagas algunos ejercicios que no te llevarán más de 10 minutos y te harán mejorar tu musculatura y trabajar tu equilibrio. Debes hacerlos con los zapatos puestos.
    • Flexiones de tobillos (pies juntos): Elévate sobre la parte delantera de la planta de los pies el máximo que puedas y luego baja poco a poco los talones al suelo. Evita caer de golpe sobre los talones. Debes trabajar no sólo la fuerza al subir sinó también al bajar.
    • Flexiones de tobillos (sólo 1 pie). Repite el ejercicio anterior pero esta vez primero un pie y luego el otro. 3 series de 10 repeticiones cada pie.
    • Mantén el equilibrio (pies juntos). Sube de nuevo sobre la parte delantera de la planta. Debes mantener el equilibrio por tiempo de 1 minuto, sin bajar los talones al suelo. Repite el ejercicio 3 veces.

¡Esperamos haberte sido de ayuda! Si tienes cualquier duda, contacta con nosotros e intentaremos ayudarte en lo que necesites.

Autor: Ester Robles

Comentario
0