Alba y David

Alba y David


"Mi relación con el mundo del baile viene de cuando yo era pequeño. Mis padres enseñaban bailes de salón, y mi madre me usaba de "títere" para ensayar, a mi me gustaba y pronto me hice con las riendas de las clases de mis padres. Al poco tiempo descubrí el mundo de la salsa social. Donde mi actual mejor amiga me inicio. Mi formación mas seria fue a manos del profesor Pedro Gea. Donde no sólo me enseñó todas las propiedades de cada baile y estilo. Me enseñó lo más importante. A disfrutarlo. Actualmente sigo formándome. Y espero, seguir formando a otros para que descubran lo maravilloso de este mundo. Donde no importa el color de piel, la ideología o creencia religiosa, donde no afecta aspecto ni edades ni estado civil. Un mundo donde la gente solo quiere gozar el baile."

David Rodríguez


"Mi relación con la música ya viene de familia. Comparto esta pasión con muchos otros miembros de la familia, incluyendo a mi padre. Bailar es una gran terapia, es dejarse llevar, es socializarse, es perder la vergüenza... entre otras cosas.

El ritmo ya lo llevaba de pequeñita. Hacía bailes de salón y siempre me había gustado bailar, hasta que un día con mi tía nos apuntamos a clases de baile. Mi período fuerte de aprendizaje fue con Pedro Gea, quien nos dio una gran dosis de buena energía, ritmo, figuras... y sobretodo mucho baile!

Por supuesto también comparto esta pasión con mi pareja, David, y es un placer poder disfrutar del baile juntos y tratar de expresar todo lo que sabemos y lo que nos apasiona a nuestros alumnos. Y... a seguir formándonos! Siempre se aprenden cosas nuevas!"

Alba Ramírez